Mejores prácticas de instalación de luz submarina

15 Feb

Independientemente del tamaño o tipo de barco, es obvio que la iluminación submarina se ha convertido en un elemento estándar en cualquier nueva construcción. A lo largo de los años, como la adición de iluminación submarina ha evolucionado, algunos tropiezos potenciales se han desarrollado que a menudo se pasan por alto. Muchos problemas técnicos se pueden evitar mediante la comprensión de la historia, así como las mejores prácticas con respecto a la instalación de iluminación submarina.

Al principio, todas las luces submarinas tenían bombillos de HID o de halógeno. Algunas eran adaptaciones de luces de piscina/submarino mientras que unos pocos fueron fabricados específicamente para la navegación. A medida que el producto de navegación evolucionó, se aplicaron gradualmente estándares junto con pruebas para determinar que cumplieran con todos los requisitos para ser certificados de acuerdo a «clase». Este fue un paso en la dirección correcta, pero como todos sabemos, realmente no había pruebas uniformes estándar aplicadas ya que cada sociedad de clase o inspector creó requisitos adicionales para cumplir con su interpretación de las reglas de clase. Un ejemplo de un requisito que se solicitó con regularidad era el uso de un cofferdam adicional para asegurar que si los cofferdams primarios o secundarios fallaban, entonces no hubiera intrusión de agua. Aunque este proceso agregó costo, requirió más espacio y tiempo de instalación, nunca fue realmente desafiado.

Calor LED – problemas críticos de instalación y seguridad mediante cofferdams

Con la llegada de LEDs esta práctica continuó sobre una base esporádica. Las cuestiones relacionadas con esto aumentaron hasta el punto de que ahora se deben decir las preocupaciones. En contraste, los HIDs proyectaron gran parte del calor generado durante el uso a través del lente, lo que permitió que el agua ayudara con los controles térmicos. Aunque los cofferdams adicionales instalados contenían el calor no se convirtió en un problema crítico. Sin embargo, los LEDs tienden a emitir el calor producido detrás del cuerpo y del lente. El contacto con el agua produce menos control térmico. Por lo tanto, la colocación de la luminaria en un confinamiento adicional (cofferdam) retiene el calor con algunos serios problemas potenciales. Estos problemas varían desde una vida de LED reducida hasta peligros de incendio, ninguno de los cuales se desea. También debe mencionarse que, irónicamente, al calificar para cualquier aprobación de clase, no se requiere ninguna prueba que involucre los cofferdams. Los propietarios de yates que especifiquen luces submarinas de LED deben asegurarse de que las luces especificadas tengan aprobación sin cofferdams adicionales y verifiquen esto con el inspector de clase.

Lo que se debe hacer y lo que no con los kits de reemplazo de LED

El siguiente problema potencial se produce al cambiar las luces originales de HID a la tecnología LED. Hay muchas empresas que ofrecen sus productos para este fin, lo que abre la puerta a posibles problemas. La idea principal de un kit de reemplazo LED es cambiar la tecnología mientras que conserva el pasacasco original. Esto parece ser un procedimiento relativamente simple que tiene sentido, pero desgraciadamente puede no ser tan simple. La compatibilidad de combinar el retrofit con el accesorio original puede ser difícil de lograr dependiendo de la capacidad del proveedor. Las preguntas reales deben abordarse con respecto a cuestiones menos obvias que estoy seguro de que muchos no han considerado. Como se mencionó anteriormente, cualquier cofferdam instalado podría crear problemas térmicos junto con los riesgos mencionados anteriormente. En cuanto a la mayoría de las instalaciones LED, se debe consultar a la sociedad de clase y retirar los cofferdams. Cada vez que las regulaciones de clase sugieren agregar una parte de otro fabricante diferente al original, la unidad completa ya no va a estar certificada de acuerdo a clase. Si bien esto podría no ser notado-¿por qué poner la seguridad en juego? Si eso no fuera razón suficiente, esta práctica podría comprometer su garantía. Obviamente, ningún fabricante garantiza el producto de otra empresa, por lo tanto, no tomará mucha imaginación para adivinar lo que podría suceder si se produce un fallo grave y se requiere la garantía. La solución es simple, si usted está considerando cambiar la iluminación de su yate a HID a LED entonces mi consejo es regresar al fabricante del producto original y comprar de ellos. No crea en la publicidad falsa de compañías que tratan de quedarse con su dinero ofreciéndole cambios que no van a funcionar.

Es mucho mejor estar prevenido que lamentarlo más tarde.

Espero que este sencillo artículo le ayude a evitar cualquier problema que pueda derivarse de instalaciones de iluminación submarina inapropiadas en su bote.

por Ian MacDonald, Presidente de Sea Vision